Consejos para Mujeres que Quieren ir de Safari

7 diciembre, 2018

Un safari en África es una de las aventuras más inolvidables que puedes hacer, pero entre las fantásticas fotografías y documentales de animales, elegantes interiores, cocina preparada y presentada con esmero y caras amables, nunca nadie te explica cómo es realmente hacer un safari como mujer.

Tengo la fortuna de pasar mucho tiempo de safari, y he decidido elaborar una lista de consejos, trucos e información para ayudar a otras mujeres como tú que, viajando solas, en tu luna de miel o en grupo, quieren disfrutar de su safari con estilo, tranquilidad y la menor cantidad de equipaje posible.

1. Equipaje: Límites de Peso y Tamaño en Safari
1.1. Restricciones de Equipaje en Avionetas de Safari
1.2. Equipaje de Mano: Medicamentos y Retrasos
1.3. ¿Qué Llevar en la Maleta?
1.4. ¿Qué No Llevar en la Maleta?
1.5. ¿Qué Calzado Llevar para tu Safari?
1.6. ¿Y si se me Olvida Algo?
2. Adaptarse a la Vida en la Sabana
2.1. Mantén el Estilo durante tu Safari
2.2. ‘Bucket Shower’ o Cómo Ducharse con un Cubo en la Sabana
2.3. Sobrevivir sin Secador en Safari
2.4. Ir al Lavabo durante un Safari
2.5. Safari durante la Regla: Consejos Útiles
3. Comidas y Dieta en Safari
4. Costumbres Africanas con Mujeres Extranjeras
5. Seguridad en tu Safari
6. De Compras en Safari
7. Hedonismo en la Sabana: Spas, Selfies y Niños en África
7.1. ¿Habrá un Spa en el Campamento de Safari?
7.2. Selfies, Medios Sociales y la Tentación de los Likes en África
7.3. Niños en África y Propinas
8. Khaki Fever. Enamorarse en la Sabana

Equipaje: Limites de Peso y Tamaño en Safari

Una de las primeras cosas que me horrorizaban al preparar la maleta para mis primeros safaris era el poco equipaje que puedes llevar. Desafortunadamente, las pequeñas avionetas que vuelan sobre la sabana y que te hacen sentir como Meryl Streep en Memorias de África, tienen unos estrictos límites de peso. Toca ser hábil.

Para empezar bien y no perder peso con la maleta, quieres que todo tu equipaje quepa dentro de una bolsa de lona con estilo. Es importante que tu equipaje sea blando, pues las maletas con arco rígido no entran por las puertas de los compartimentos porta maletas de las pequeñas avionetas.

La mayoría de campamentos ofrecen servicio de lavandería, por lo que te puedes permitir el lujo de viajar con el mínimo indispensable. Sin embargo, no suelen lavar la ropa interior, por lo que en ocasiones encontrarás en tu baño jabón en polvo. Si te preocupa que se te olvide lavarlas, como ocupan poco no cuesta nada llevarte suficientes para todo el viaje.

Si hay algo que sabes que ya tiene el campamento, no hace falta que lo traigas. Por ejemplo, la mayoría de los lodges y campamentos de safari con los que trabajamos incluye artículos de aseo personal. Fue durante nuestra estancia en el extraordinario Singita Lebombo, en Sudáfrica, que me acostumbré a utilizar productos de Dermatologica.

Restricciones de Equipaje en Avionetas de Safari

•  Por razones de seguridad de vuelo los traslados tienen una restricción de equipaje de 15 kg + 5 kg de equipaje de mano (20 kg) por persona, en bolsas de lona (en Zambia este límite se reduce a 15 kg en total por persona).

•  Ten en cuenta que si tu equipaje sufre de sobrepeso o es el incorrecto tipo de bolsa, es posible que tengas que comprar en el aeropuerto equipaje adecuado (si existe), tengas que reservar asientos adicionales o incluso un chárter privado a un costo adicional, para acomodar tu equipaje.

•  El tamaño máximo por bolsa es de 62cm de largo/ancho y 30cm de alto, este es el tamaño del maletero de un Cessna 206, la avioneta más utilizada para traslados entre campamentos.

•  Recuerda sobretodo no llevar maletas duras o con ruedas que definitivamente no cabrán en una avioneta ligera.

•  Si tu itinerario regresa al mismo punto, puedes almacenar tu exceso de equipaje en el aeropuerto y recogerlo antes de continuar el viaje.

Equipaje de Mano: Medicamentos y Retrasos

Si tienes suerte, para llegar a tu destino de safari final tomarás un vuelo internacional con varias escalas, por lo que, para reducir el riesgo de pérdida, si necesitas medicación durante tu estancia en África te recomiendo que lo lleves en tu equipaje de mano para evitar riesgos en caso de que se retrase. Además, durante tus traslados en la sabana el equipaje estará bajo el sol. No interrumpas tu medicación y recuerda beber más agua de lo normal.

La verdad es que cada vez que he volado a África mi equipaje ha llegado conmigo, y ninguno de nuestros clientes ha tenido un contratiempo, pero recuerdo un viaje de familiarización en Kenia donde las maletas de una parte del grupo se quedaron en Ámsterdam y, al hacer un safari móvil, no consiguieron su equipaje hasta el quinto día. Por si las moscas, y sobretodo si tu itinerario no empieza con un par de días cerca del aeropuerto de llegada, nunca está de más incluir una muda completa en el equipaje de mano.

¿Qué Llevar en la Maleta?

Decisions, decisions, decisions… ¿Qué llevar en la maleta y qué dejar en casa? Empecemos con lo básico:

•  Ropa práctica (camisetas, shorts, pantalones) en los siguientes colores: verde, marrón, gris y kaki. No se trata de que parezcas un extra de Memorias de África, sino que pases lo más desapercibida posible durante tu safari para que los animales no te vean y huyan. Cuanto más te parezcas a los tonos del entorno, mejor verás a la fauna. Por “práctica” me refiero a ropa que sea lo suficientemente cálida y fresca. Sí, en África también hace fresco, sobretodo por la noche de invierno y en zonas altas – para que te hagas una idea, el delta del Okavango está a unos 1000 metros, el Masai Mara entre 1200 y 1400 metros, Johannesburgo a 1750 y Nairobi a 1795. En muchas culturas africanas, las caderas y las ingles son partes del cuerpo muy íntimas, por lo que mejor no incluyas en tu equipaje minifaldas o hot pants.

•  Ropa de abrigo. Los safaris de la mañana salen muy temprano y los de la tarde regresan al campamento después del anochecer cuando hace fresco (te recomiendo que leas mi artículo Un Día en un Safari Lodge para más información sobre el programa diario). Si planeas hacer tu safari durante la temporada alta (de junio a septiembre), es durante los meses de invierno en estos destinos, particularmente en África Austral, por lo que incluye en tu equipaje pantalones largos, calzado cerrado, calcetines y una chaqueta de abrigo. Los vehículos de safari de los alojamientos más exclusivos están equipados con ponchos con forro térmico pero, si eres friolera, agradecerás un gorro de lana o sombrero, una bufanda, bandana o foulard e incluso guantes. Pero no te preocupes, no importa la estación del año, sobretodo en África Austral, en el momento que sale el mítico sol africano las temperaturas se vuelven agradables en cuestión de minutos.

Puede que te interese leer nuestro artículo:

Qué Llevar en la Maleta

Asegúrate de que tu ropa de safari es práctica, cómoda y de tonos neutros. En general los días son cálidos pero las noches pueden ser frescas depende de la altura o estación, tenlo en cuenta al hacer el equipaje.

•  Lleva solo los artículos de tocador y aseo personal más indispensables: pasta y cepillo de dientes, productos de higiene personal (compresas, tampones), desodorante y crema hidratante sin perfumes, medicamentos (no olvides la prescripción médica, raro, pero te la pueden llegar a pedir en la frontera),  y protector solar.

•  Tapones para los oídos: Personalmente a mí me encanta quedarme dormida en la sabana escuchando los sonidos nocturnos, hipopótamos bramando, hienas aullando, el ulular de los búhos, el ligeramente estresante grito de los galagos – que suena como un bebé llorando, de ahí su nombre común en inglés, bush baby -, y mi favorito, el rugir de los leones. Los animales nocturnos dependen del sonido para comunicarse, por lo que a veces la sabana por la noche es más ruidosa que durante el día.

•  Un sujetador deportivo. Las carreteras que enlazan los parques cada vez están mejor asfaltadas pero a menudo, y sobretodo en los parques nacionales y especialmente en las reservas privadas donde está permitido conducir fuera de pista para rastrear a los animales, los caminos suelen estar muy bacheados y, cuanto más atrás te sientes en el 4×4, más irás botando. Te garantizo que un buen sujetador deportivo hará el viaje mucho más cómodo.

•  Un frontal. Los alojamientos que incluimos en los itinerarios de Enkosi Africa siempre tienen iluminación en tu habitación, pero los campamentos de estilo más clásico o en safaris móviles utilizan candiles de queroseno que dan una atmósfera muy romántica pero puede no ser suficiente cuando tienes que hacer el equipaje o buscas algo.

¿Qué No Llevar en la Maleta?

Ya he comentado mis sugerencias sobre qué incluir en tu equipaje para ir de safari. Qué es esencial para un viaje es muy subjetivo – por ejemplo, Jordi no lo entiende pero en mi maleta no puede faltar mi secador profesional, a pesar de que no lo puedo utilizar en la mayoría de campamentos y tengo que sacrificar espacio y peso que podría aprovechar para otras cosas. Seguro que más de una de vosotras me comprendéis. Pero ahora trataré sobre las cosas que puedes dejar en casa y por qué.

•  Joyas, tacones, bolsos y demás. Pocos lugares en África tienen una etiqueta para cenar (en todos estos años en centenares de alojamientos únicamente recuerdo el restaurante Livingstone Room de The Victoria Falls Hotel y el vagón restaurante en Rovos Rail), pero cuando existe cierto código de vestimenta, es bastante relajado y nadie te mira con malos ojos si llevas tejanos y un jersey para cenar.

•  Perfumes, laca o artículos de aseo personal con aromas fuertes. Recuerda que los animales tienen muy buen sentido del olfato y se alejarán de olores extraños que no conocen.

•  Ropa con estampados de animales. Evita este tipo de ropa por una razón muy interesante, algunos monos dan la alarma asustando al resto de animales al ver el estampado de un leopardo. Curioso, ¿verdad?

•  Ropa de ciertos colores. Evita vestir con colores blancos (además de ensuciarse fácilmente con el polvo, son de alto contraste para la mayoría de animales que son daltónicos, que se asustan y huyen), azules (que atrae a las irritantes moscas tse-tse, como descubrió Jordi en el Serengeti), negros (también atraen a las moscas tse-tse, y además se calientan mucho con el  sol), colores brillantes y estampados (de nuevo, estás creando contraste). Créeme, lleva verdes, marrones, grises y kakis.

•  Secadores, planchas o alisadores de pelo. Lo sé, lo sé, yo peco con el secador, pero entiendo por qué no tiene sentido. Los generadores diesel o solares de la mayoría de campamentos no tienen suficiente potencia para que funcionen (en nuestro último viaje guiando a un grupo en Kenia una clienta quemó tres adaptadores seguidos con su plancha, y no se pudo alisar el pelo!), incluso puedes llegar a quemar los fusibles de todo el campamento. Además necesitas adaptadores (= espacio) y pesan bastante teniendo en cuenta el limitado peso permitido. Los lodges de safari tienen instalaciones eléctricas más permanentes y suelen incluir secadores en las habitaciones.

•  No necesitas llevar almohadas o toallas.

•  Monos, rompers, pichis, enteritos, jumpers y otras prendas de vestir muy poco prácticas para ir al lavabo en la sabana durante pausas en tu safari. Evita llevar estas prendas.

•  Ropa sugerente y reveladora. Como en todas partes del mundo, la población rural en África es modesta. Lo siento pero la sabana no es el mejor lugar para ropa provocativa o sexy. Eso no quiere decir que no puedas llevar tu mejor ropa interior, pero si es tu luna de miel, reserva el picardías para la privacidad de vuestra tienda.

¿Qué Calzado Llevar para tu Safari?

enkosi-africa-safari-tanzania-lake-manyara-chem-chem-lodge-walking-masai

La opción más práctica es calzado cerrado para que no se te ensucien los pies con el polvo y arena, botas de trekking que hayas llevado antes son buena idea, y esenciales si tienes pensado visitar a los gorilas de montaña (las veces que he tenido la suerte de hacerlo he cruzado varios arroyos, por lo que si son impermeables, mejor).

A no ser que vayas a hacer un safari a pie, al final vas a caminar poco, por lo que en la mayoría de los casos calzado con suela resistente (descubrí a malas que unas deportivas no tienen nada que hacer contra una espina de acacia). Desde que las tengo estoy muy contenta con mis Palladium de lona, pero también me suelo llevar un par de sandalias, estupendas para estar en tu terraza privada, en tu habitación, la piscina del campamento o simplemente dar un alivio a los pies. Las sandalias son también muy útiles si vas a hacer un trayecto en mokoro por el delta del Okavango o quieres refrescarte los pies en un río, aunque en este caso ¡asegúrate antes de que no hayan cocodrilos!

Si al final decides llevarte tus Manolo Blahnik o Louboutin de safari, ten en cuenta que se te va hacer muy difícil descender del 4×4, caminar por la arena o ir al lavabo detrás de un arbusto. Meryl Streep no estaría muy orgullosa.

¿Y si se me Olvida Algo?

Si se te olvida el protector solar, la pasta de dientes o el repelente antimosquitos no pasa nada, pero algunas cosas presentan situaciones más incómodas cuando se te olvidan. Por ejemplo, productos higiénicos como compresas o tampones. No te preocupes, acércate al miembro del personal más sonriente y pregúntale, lo entenderá y seguramente tendrán algo en la oficina o en el botiquín de primeros auxilios que te lo resolverá.

Adaptarse a la Vida en la Sabana

Si bien es obvio que tu entorno y rutina diaria va a cambiar significativamente durante tu safari en África, adaptarte a los cambios es parte de lo que hace un viaje interesante y te hace crecer como persona.

Sin embargo, hay algunas diferencias sustanciales que, con mis explicaciones y sugerencias, espero te ayuden a adaptarte más rápido y se conviertan en anécdotas de un viaje inolvidable.

Mantén el Estilo durante tu Safari

Como muchas de vosotras, cuando pienso en un safari en África me vienen a la cabeza imágenes de Meryl Streep en Memorias de África (o África Mía), Kim Basinger en Soñé con África o Kirsten Scott Thomas en El Paciente Inglés. De alguna forma, en el camino nuestro pelo perfectamente peinado acaba enredado bajo una gorra y el modelito khaki que tenías preparado no dura más de dos safaris.

Por supuesto que es importante tener un aspecto fabuloso durante el viaje de tu vida, especialmente en la época de Instagram, pero también has de ir cómoda. En mi vida anterior fui directora de varias tiendas de moda de lujo en Londres, desde Gucci a Harrods y Dennis Basso, por lo que no puedo evitar apreciar el glamour y los modelos que visten las artistas y travel bloggers cuando van de safari.

Sin embargo, teniendo en cuenta las restricciones de equipaje en las avionetas que utilizas para moverte entre parques y reservas, he aprendido que esas estupendas botas de montar, ese fantástico sombrero de ala ancha o chic romper de lino blanco no solo no son prácticos sino que imposibles de llevar contigo a no ser que contrates espacio extra en los traslados.

Pero no temas, puedes conseguir y mantener un estilo de safari, únicamente hace falta saber un par de trucos.

•  Empieza con un kikoi. Este multiusos del mundo de la moda (originalmente la indumentaria tradicional del pueblo swahili, similar a un sarong) es tu mejor amigo durante un safari. Envuélvete en él durante las horas más calurosas del día, llévalo como una falda para cenar, utilízalo para recogerte el pelo, vístelo como un foulard o para protegerte del polvo y viento durante el safari.

•  Vestir de safari con estilo. La mejor manera de vestirse es la de la “filosofía de la cebolla”, es decir, vestirse a capas con básicos. Si tu safari empieza en Sudáfrica pásate por una de las tiendas de Cape Union Mart (hay una en el aeropuerto de Johannesburgo). Columbia y North Face tienen variedad de ropa de safari pero si realmente buscas dejarlos boquiabiertos con tu estilo, a mi me encantan las colecciones de safari de Ralph Lauren y de Hickman & Bousfield, esta última nacida entre Botswana y Londres de la mano de Ralph Bousfield, uno de los mejores guías de África y fundador de los románticos Jack’s Camp y San Camp en el Salar de Magkadikgadi.

Recuerda la regla de oro: cuanto más te camufles con el entorno, más verás. Escoge verdes, marrones, khakis y grises.

•  Los aromas de la sabana son inolvidables, aún recuerdo los mares de salvia salvaje por los que atravesábamos en Moremi. Las plantas utilizan estos olores para atraer o repeler a los insectos. Si quieres perfumar la sabana con tu aroma favorita, te recomiendo que únicamente lo hagas por la noche. Si no puedes pasar sin ello, te recomiendo que utilices aceite de citronela. Además de atraer a los insectos y alejar a los animales, recuerda que llevar colonias en la piel al sol causa el envejecimiento prematuro de la piel, y seguro que no quieres que te pase.

•  Ya que hablamos de la piel, asegúrate de untarte cada día con protector solar con un factor muy alto (+50 SPF). El estupendo sol africano es maravilloso, pero también es despiadado. Recuerda que la mayoría de destinos de safari están por encima de los 1000 metros y, en el caso de África del Este, cercanos al ecuador. Lleva un sombrero y gafas de sol y no olvides hidratarte la piel durante tu estancia. Te recomiendo un buen limpiador facial y tonificador para quitarte el polvo al final de un largo día de safari y que no olvides un buen protector labial, los labios se secan mucho, especialmente en el desierto y durante el invierno. Personalmente no soy fan de la vaselina, demasiado grasienta para mí, pero es muy útil para labios, manos y talones secos y también para quemaduras. Aunque estés cerca de ríos, lagos y abrevaderos, en África el ambiente es muy seco, por lo que recomiendo que lleves crema de manos.

•  Manicura. Déjate las uñas cortas, es imposible llevarlas siempre limpias. Utiliza pintura de uñas de colores neutros, así no se verá si se te salta el esmalte.

‘Bucket Shower’ o Cómo Ducharse con un Cubo en la Sabana

Un ‘bucket shower‘ es exactamente lo que dice la palabra, ducharse con un cubo de agua caliente previamente calentado en la hoguera del campamento. El personal lo izará para que te puedas duchar como harías normalmente. Ten en cuenta que:

•  La mayoría de alojamientos que incluimos en los itinerarios a medida de Enkosi Africa son de gama alta y han substituido los bucket showers por duchas normales. No obstante, por razones obvias todavía se utilizan en las zonas más remotas y en campamentos móviles.

•  Si estás de safari en zonas desérticas (Makgadikgadi, desierto del Namib, etc.) el agua es limitada, por lo que te recomiendo que te enjabones el pelo tan pronto como lo tengas mojado para poder aclarártelo sin problemas.

•  Piensa cuándo quieres ducharte. Normalmente el personal del campamento te lo preguntará de antemano para asegurarse de que el agua caliente y la ducha te esperan a tu llegada. Recuerda que tienen que calentar el agua por lo que no puedes simplemente llegar de vuelta de tu safari y esperar que esté lista la ducha.

•  Depílate en el lavabo mejor que en la ducha, si también te quieres lavar el pelo te puedes quedar sin agua. De hecho, lo mejor es depilarse antes de viajar y así no te tienes que preocupar.

•  No olvides darle las gracias al personal que te trae el agua, asegurarse que te llega el agua lo más caliente posible es un trabajo duro.

•  Sé que uno de los placeres de estar de vacaciones es tener toallas limpias cada día. En nuestros itinerarios utilizamos alojamientos que ofrecen este tipo de lujos, pero también somos conscientes de que el agua es un recurso preciado, especialmente en África. Por favor, consérvala. Recuerda también cerrar el grifo cuando te laves los dientes o te depiles.

Sobrevivir sin Secador en Safari

Mi drama personal. No importa la estación del año en la que vayas de safari, normalmente en África siempre hace calor de media mañana hasta poco antes de que se vaya el sol, incluso en invierno. Sin la posibilidad de utilizar mi querido secador, después de tantos safaris mi consejo es que te laves el pelo después del safari de la mañana, así tendrás suficiente tiempo para que se seque al aire mientras encuentras un sitio al sol para leer, editar tus fotos o disfrutar del paisaje.

No te preocupes por las apariencias, durante el día te recomiendo que lleves un sombrero o gorro para protegerte del sol o fresco en los vehículos de safari. De hecho, dejar detrás la rutina de arreglarte cada día es parte de lo que hace tan relajante unas vacaciones en África. Lo mismo pasa con el maquillaje, en mi experiencia máscara de pestañas y protector labial (ambos imprescindibles para mi) son suficiente para ir de safari. Si llevas el pelo largo, una goma de pelo para hacerte una coleta o moño es muy útil, sobretodo si vas a hacer safaris en vehículos abiertos.

Ir al Lavabo durante un Safari

Un problema clásico. Los hombres lo tienen infinitamente más fácil para aliviar la vejiga en cualquier sitio, especialmente en el exterior. Mientras que ellos pueden dar un salto del vehículo y orinar mientras inspeccionan los alrededores de pie, para nosotras es bastante más complicado, tenemos que estar preocupadas mientras hacemos nuestras necesidades en una posición más vulnerable. Conos higiénicos femeninos son de utilidad para no tener que agacharse.

Si quieres discreción, ves al lavabo antes de salir de safari, es el último que verás en al menos tres horas! Si te viene de gusto hacerlo durante el safari, lo mejor es que te esperes hasta la puesta de sol, cuando el ranger parará para sundowner (cocktail en la sabana) e inspeccionará los arbustos y árboles de los alrededores para asegurarse de que no hay ningún peligro.

Sobretodo, que no te dé vergüenza. Si no puedes aguantarte, avisa al guía (dile que ‘necesitas un arbusto’, ‘need to go‘, ‘need a bush‘, te entenderá) que buscará el mejor sitio para parar, se asegurará de que no haya ningún animal oculto y te sugerirá el mejor arbusto. En África del Este (Kenia y Tanzania) los guías utilizan el eufemismo ‘picking flowers‘ por supuesto no se refieren a recoger flores. Haz palmadas y pisa fuerte el suelo haciendo ruido al acercarte al arbusto o árbol en cuestión y acepta que lamentablemente es inevitable acabar con semillas de hierbas en la ropa interior. Si no os da vergüenza el ruido, las más atrevidas podéis dirigiros a la parte de atrás del vehículo e ir al lavabo allí, salvo que estéis cruzando una manada, el movimiento del Land Cruiser habrá alejado a los animales.

Si tienes que ir al lavabo durante el safari, díselo a tu guía. Es normal, lo entenderá y buscará el mejor sitio para ti.

Los vehículos de safari siempre llevan papel higiénico y una bolsa de papel para tirarlo, imagínate encontrarte papel higiénico por la sabana… y si necesitas algo más que orinar, díselo al guía que hará un agujero detrás de un arbusto, pero recuerda siempre taparlo cuando acabes. Cada vez más en los vehículos también llevan desinfectante de manos. Si tu safari va a ser más básico, te sugiero que prepares y lleves contigo un neceser con una botellita de desinfectante, papel higiénico o toallitas húmedas biodegradables y bolsas de papel. Recuerda nunca, nunca, nunca dejar en la sabana plásticos, envoltorios, compresas o tampones.

Supongo que ahora entiendes por qué vestir monos, rompers, pichis, enteritos o jumpers durante un safari es una terrible idea. Ten en cuenta que ningún arbusto da privacidad absoluta y que, si no habéis contratado un vehículo de uso exclusivo, lo más posible es que compartáis el 4×4 con otros viajeros, incluyendo hombres.

Safari durante la Regla: Consejos Útiles

enkosi-africa-safari-botswana-selinda-explorers-camp-great-plains-conservation-game-drive-elephants

Es bueno recordar que cada día millones de mujeres africanas tienen la menstruación y lo llevan sin problemas a pesar de no tener lavabos o los últimos productos sanitarios. Te sugiero lo siguiente:

•  No permitas que te dé vergüenza, la menstruación es algo completamente natural. Algunos primates también tienen la regla, incluso algunos cánidos. He tenido conversaciones muy interesantes con hombres guías sobre el tema.

•  Trae contigo suficientes productos sanitarios. Si esperas que te venga la regla durante tu safari, no des por hecho que podrás comprar compresas o tampones en cualquier sitio. Es posible que estés a horas de la tienda más cercana y no se puede garantizar que tengan. Ten en cuenta que el personal de los campamentos suelen ser hombres en su mayoría, por lo que no asumas que otras mujeres te lo podrán prestar.

•  Si puedes, trae contigo bolsas de papel para tirar los productos usados. Aunque tu lodge o campamento tenga un inodoro normal, las toallitas húmedas, compresas y tampones son residuos sólidos que no solo incrementan el consumo de agua sino que también atascan las tuberías. Envuélvelo en papel higiénico, mételo en una bolsa de papel y déjalo en la papelera de tu habitación, de esta forma el personal puede recogerlo y quemarlo sin ningún problema. La mayoría de lodges incluyen bolsas de papel en cada habitación. Por si se te olvidan o no hay en tu tienda, aunque no tienen la misma finalidad, en tu asiento en el avión encontrarás una.

•  No dejes nada en la sabana si tienes que ir al lavabo durante un safari. Ya lo he comentado antes pero no está mal repetirlo. Los animales tienen muy buen olfato y se acercarán a ‘investigar’ después de que te vayas (tranquila, no se acercarán mientras estás, incluso el león más fiero teme a los humanos). No quieres que un leopardo se coma lo que has dejado. Ponlo en una bolsa, llévatelo de vuelta al campamento y tíralo como sugiero en el punto anterior.

•  No dejes ropa interior sucia en el cesto de la lavandería, lávala tu misma. Por razones culturales, el personal del campamento NO lava ropa interior de mujer (tanto sostenes como braguitas). Normalmente encontrarás detergente en polvo en el lavabo.

Comidas y Dieta en Safari

Terror. Contrariamente a lo que se suele pensar, es muy normal ganar algún kilo durante tu safari. La comida es deliciosa, las oportunidades de comer abundantes y, salvo excepciones, las posibilidades de hacer ejercicio son muy limitadas.

Te recomiendo que leas mi artículo Un Día en un Safari Lodge para más información sobre el programa diario, pero para que te hagas una idea de las comidas habituales te las enumero a continuación:

•  Café y galletas para despertarte antes de salir de safari.
•  Una parada durante el safari para tomar un tentempié de bebidas calientes con galletas y magdalenas. A veces la parada se hace más tarde e incluye desayuno caliente en la sabana, tortillas, salchichas, crepes, incluso pancakes. Si vas a hacer un safari en globo te espera desayuno con champagne.
•  Refrigerio a la llegada de vuelta a tu alojamiento de safari.
•  Si no has desayunado en la sabana, desayuno caliente en el campamento.
•  Dependiendo de los planes, brunch o almuerzo.
•  El té de la tarde es una tradición, justo antes del safari del atardecer. Café, té, pasteles, galletas y otra bollería que en el caso de los alojamientos más lujosos está acabada de hornear.
•  Como en el caso del safari del amanecer, parada en la sabana para un refrigerio para contemplar la puesta de sol pero que incluye el mítico Gin & Tonic de los exploradores europeos, embutido, frutos secos, samosas, biltong y demás.
•  Una bebida os espera a la llegada al campamento.
•  Cocktail antes de cenar con frutos secos u otros snacks.
•  Cena de varios platos.

¿Aún no estás llena?

Algunos alojamientos de safari están reduciendo la cantidad de comida que sirven al ser excesivo para la mayoría de viajeros – el almuerzo y los pasteles del té son cada vez menos comunes. Por supuesto, no estás obligada a comer nada, pero la verdad es que es muy difícil no caer en la tentación – al fin y al cabo estás de vacaciones, y el aire fresco atrae al apetito. Las comidas suelen ser o buffet o a la carta, dependiendo del lodge. Ten la libertad de declinar platos si no tienes hambre.

Puede que te interese conocer nuestro:

Gourmet Safari

Si eres una gourmet o foodie y quieres combinar tu safari con una experiencia culinaria, estás de suerte. Sudáfrica es famosa por ambas experiencias.

Hacer safaris durante seis horas al día quiere decir que vas a estar sentada bastante, que es como se crían michelines. Si el campamento tiene gimnasio te recomiendo que lo utilices, que nades en la piscina, hagas yoga, un paseo por la sabana (no siempre posible, pues requiere un guía armado que no siempre está disponible). Es una buena oportunidad para comer fruta, en África sabe diferente, todo es más fresco, y un simple plátano o mango es tan sabroso que ya no será lo mismo comerlos en casa. Todo tiene tan buena pinta que es prácticamente imposible para mí decir que no, pero el “truco” de los guías, que normalmente cenan con los clientes, para mantenerse en linea es no comer postre.

Si tienes necesidades alimentarias especiales, alergias o intolerancias, por favor háznoslo saber durante el proceso de planificación de tu safari. La mayoría de alojamientos lidian sin problemas las dietas vegetarianas (Jordi es vegetariano, yo soy pescetariana), pero si eres vegana, celíaca o necesitas comidas kosher o halaal te tienes que asegurar de que los alojamientos lo saben con suficiente tiempo de antelación para proveerse.

Costumbres Africanas con Mujeres Extranjeras

El personal de los alojamientos de safari trabajan todos los días con clientas internacionales y tratan a todo el mundo con respeto. No serán insolentes o te considerarán ‘inferior’ por ser mujer.

•  Sé agradecida con el personal que te lleva el equipaje, rellena tu botella de agua o te ayuda a subir al vehículo. En África, ofrecen ayuda como muestra de respeto y de que le caes bien a la persona. Aceptar la asistencia demuestra que aprecias y agradeces la cortesía. En muchas ocasiones podrás hacer las cosas sin ayuda, aún así el personal quiere que lo pases lo mejor posible.

•  Se considera buena educación saludar a la persona y preguntarle cómo está antes de pedir algo. Decir ‘Good morning Briny, ¿qué tal has dormido? ¿Me puedes traer un café por favor?’ te ganarás el favor de Briny más que con un ‘Tráeme un café’ o simplemente ‘Café!’.

• En general en África al personal le gusta echarse unas risas y tienen muy buen sentido del humor sobre amores, beber, tener children y demás, pero limítate a hablar de temas generales, no les expliques historias muy personales sobre ti o tu vida, les incomoda.

Todo el mundo va de safari para pasárselo bien. Respeto mutuo ayuda mucho para asegurarte de que tienes unas vacaciones inolvidables.

•  Vístete de forma modesta. Ni mucho menos te tienes que tapar de pies a cabeza, pero cúbrete los muslos y los hombros cuando te pasees por el campamento. Después de nadar vístete o tápate, no te pasees en bañador o bikini. Para eso están las piscinas que tienen algunos lodges en tu terraza privada.

•  El alcohol en los alojamientos de safari no es muy caro, y en los campamentos y lodges de lujo suele estar incluido. Puedes tomar una bebida cuando quieras, nadie te juzgará. Un vaso de vino sudafricano con el almuerzo, el clásico sundowner G&T en el safari, una bebida antes de cenar y un Marula con hielo (un tipo de licor de whiskey africano) junto a la hoguera antes de irte a dormir. Pero está muy mal visto acabar borracha, tanto hombres como mujeres. Recuerda que los campamentos son muy pequeños y es prácticamente una familia de la que formas parte durante unos días. De todos modos, no es muy buena idea beber demasiado, despertarse tan temprano y tener resaca bajo el fuerte sol africano no es precisamente muy agradable.

•  Por mucho que te estés divirtiendo, vete a dormir a una hora razonable. El personal no te puede dejar sola en la boma o en el lounge, tienen que recoger después de la cena y levantarse antes que tú para preparar el vehículo, el desayuno, etc. Es de mala educación irse a dormir muy tarde y esperar que todo el resto te reciban con una sonrisa. Es cierto, ‘estás pagando’ pero un buen safari se basa en trabajo en equipo y, aunque no lo creas, tú eres una parte esencial del mismo.

Seguridad en tu Safari

Enkosi-Africa-Safari-Botswana-Okavango-Delta-DubaExplorersCamp-Safari-Experience-GreatPlainsConservation-Game-Drive-1

La seguridad en un safari es una responsabilidad de todos. Presta atención a lo que dice tu guía o ranger y siempre obedece las instrucciones que recibas del personal. Tienen años de formación y experiencia, especialmente en lo que se refiere a predecir el comportamiento de animales salvajes. Tu seguridad es su principal preocupación, hazles caso.

•  No todos los alojamientos de safari están vallados. La mayoría no lo están, permitiendo que los animales continúen utilizando sus rutas migratorias ancestrales (de todos modos las vallas no impiden que entren monos curiosos que saltan de árbol en árbol, o de techo en techo!). Si te alojas en un campamento sin vallas te dejaran caminar sola durante el día, cuando el ruido mantiene a los animales alejados, pero después de la puesta de sol vigilantes o askaris te escoltarán desde o hasta tu tienda. Es posible que sean lugareños que no hablen inglés y vayan armados simplemente con una linterna y un palo, puede que no parezca mucha protección, pero están extremadamente alerta de los sonidos nocturnos. Recuerda que el sonido se transmite a mayor distancia durante la noche, por lo que ese león que oyes rugir está seguramente a kilómetros de distancia (te aseguro que si lo tienes al lado lo sabrás, te vibra toda la caja torácica!!)

•  Nunca lleves ni dejes comida en tu tienda. Los animales salvajes tienen muy buen sentido del olfato y  están motivados por la necesidad de alimentarse. Si has traído comida contigo, no la abras si no te la vas a comer al completo, o dásela al personal de la cocina para que la guarden.

•  En relación con el punto anterior, cuando te vayas de tu habitación cierra siempre la cremallera o puerta. Un error típico de principiante es no cerrar detrás tuyo. A los babuinos y los monos les encanta saquear las habitaciones (he visto algunas, parece que lo hagan a propósito!) y se colarán por cualquier puerta o ventana. Tranquila, no se atreven a hacerlo si estás dentro. Los animales buscan la sombra, por lo que tu tienda es el lugar perfecto para esconderse si la dejas abierta de par en par. Si regresas a tu tienda y te encuentras un animal dentro, no te asustes, da marcha atrás rápido y en silencio y díselo a un miembro del personal que se encargará de sacar al invitado inesperado.

•  No nades en ríos o lagos a menos que tu guía te haya dado permiso – puedes perturbar a cocodrilos, hipopótamos, ecosistemas, pájaros acuáticos e incluso contraer bilharzia.

•  No pidas que te dejen sentarte en el techo o capó del vehículo de safari, es muy peligroso. Si te quieres hacer una foto, los safaris que se hacen con un rastreador tienen un asiente especial para este fin en el parachoques delantero. Si hacer un safari en el techo de un Land Cruiser es tu sueño, dímelo, conozco el único sitio donde está permitido.

•  No intentes atraer a los animales salvajes, darles de comer o acariciar. A Shakira le mordió una foca en Ciudad del Cabo cuando intentó acariciarla. Los mordiscos de los animales son muy doloroso y lo más probable es que la atención médica esté muy lejos.

•  Casi todos los campamentos tienen en cada tienda algún tipo de alarma en caso de emergencia, un silbato, un walkie-talkie o una bocina. Es poco probable que la tengas que utilizar, pero en el peor de los casos grita lo más fuerte que puedas, el personal te oirá.

De Compras en Safari

Si te gusta ir de compras, dependiendo de tu gusto, durante tu ruta y los campamentos que visites podrás comprar artículos fantásticos durante tu safari. He comprado cestas y bisutería tradicionales en Ciudad del Cabo, un cinturón de piel con cuentas masai en un aeródromo del Serengeti, esculturas de madera en Victoria Falls e infinidad de regalos en Utamaduni en Nairobi. Lo bueno de hacer shopping en África es que la mayoría de artículos están hechos a mano o reciclados y a menudo su venta beneficia directamente a la comunidad, especialmente a mujeres (como en Kazuri Beads, y la infinidad de mujeres masai que hacen bisutería con cuentas) sin acceso a educación formal o la posibilidad de trabajar.

•  Cuando compres en un mercadillo, intenta hacerlo de los vendedores más escondidos. Reciben menos clientes y hacen menos ventas.

•  En los mercadillos, poblados y tenderetes en los aeródromos o entradas a los parques nacionales es común que la vendedora te ofrezca un precio único por todos los artículos en lugar de precios individuales.

•  Si visitas un mercado como los de las Victoria Falls, regatea sin malicia, US$10 puede que no sea mucho para ti pero para el vendedor que vive en la empobrecida Zimbabwe es mucho dinero y le asegura que su familia coma durante toda la semana.

•  Apoya a las comunidades locales tanto como te sea posible. En África, cada empleado o persona con ingresos mantiene a hasta siete personas – tus compras contribuyen enormemente.

•  Trae contigo dólares americanos. Es la moneda aceptada en todas partes, aunque en Sudáfrica prevalece el rand, su moneda nacional. Si cambias dinero a divisa local asegúrate que llevas billetes pequeños, son más fáciles de cambiar en cualquier sitio. En todos los campamentos y lodges de safari no se puede pagar con tarjeta, por lo que los dólares son útiles también aquí.

Los coloridos accesorios de cuentas que visten y fabrican artesanalmente las mujeres masai y samburu son un complemento de color para tu día a día que te trasladarán automáticamente a África.

•  En África, regatear en las tiendas no es lo normal. Cada artículo de la tienda tendrá su precio, igual que en cualquier tienda en casa.

•  No compres artículos ilegales o poco éticos: cuerno de rinoceronte, marfil, maderas nobles (la deforestación es un grave problema, la tala de árboles destruye el hábitat de aves, leopardos, gorilas y miles de especies) o artículos de piel, sobretodo de leopardo. Nunca compres pájaros, crías de animales o camaleones. Piénsatelo dos veces antes de comprar artículos fabricados con pieles exóticas o hechos con cuernos, huesos o piel de animales, estás motivando el comercio de especies salvajes.

•  En Zimbabwe, algunos vendedores estarán abiertos a hacer trueque, cambiar artículos de baño, de papelería, ropa o zapatos por los suyos. Una buena opción si se te ha terminado el dinero en efectivo y has visto algo que te gusta. Si vuelas a Vic Falls desde Ciudad del Cabo o Johannesburgo, con una parada en cualquier supermercado te podrás abastecer de maquinillas de afeitar, calcetines, camisetas o lápices que puedes cambiar por algo más interesante.

•  Artículos para comprar: ropa, telas tradicionales, bisutería de cuentas, ornamentos, té, café, lociones y cremas fabricadas con ingredientes tradicionales como el rooibos, jabones, joyería y demás. África está repleta de piedras y metales preciosos por lo que presta atención a artículos de oro, diamantes, tanzanita del Kilimanjaro en Tanzania, platino y rubís de Mozambique. Pero ten en cuenta dos cosas, por un lado que en general los diseños nunca son tan sofisticados o intrincados como en otros lugares y, sobretodo, asegúrate de que, han sido obtenidos éticamente. Leonardo di Caprio estaba guapísimo (y hablando con un acento sudafricano estupendo) en ‘Diamantes de Sangre‘, pero la historia trataba de un problema real.

Hedonismo en la Sabana: Spas, Selfies y Niños en África

Tengo que confesar que yo misma soy una víctima de la vida hedonista de occidente. Masajes, gimnasio, intentar vestir a la última y, ¿por qué no? mantener una apariencia fabulosa en la sabana… ¡y que pueda llevarme recuerdos fotográficos!

¿Habrá un Spa en el Campamento de Safari?

Si los ‘masajes africanos’ del 4×4 no son lo que esperabas, no todos los lodges y campamentos de safari tienen spa pero te podemos aconsejar una estancia en los que sí tienen instalaciones y relajantes masajes al son de la sabana…que sinceramente lo recomiendo.

•  Normalmente los tratamientos los hacen mujeres. Sobretodo en las zonas más remotas igual no tiene formación formal o habla inglés, de hecho suelen ser muy tímidas.

•  Es de bien nacida ser agradecida. Deja propina para tu masajista o terapeuta, se lo puedes dar directamente o en la caja de propinas del campamento.

•  Si te haces un masaje de cuerpo entero, recuerda no quitarte la ropa interior. En África son más modestos que en tu país de origen.

•  Un ‘spa’ puede ser desde una construcción anexa al campamento con la última tecnología de belleza a una simple cabaña con o sin vistas a la sabana. Asegúrate de que tus expectativas están alineadas con la realidad. En ocasiones, la terapeuta vendrá a tu habitación, un masaje en la privacidad de tu terraza con el antílope o mono que se acerca al no acechar peligro es una experiencia que echarás de menos una vez de vuelta en casa.

•  Los tratamientos en oferta más comunes son masajes, manicuras y pedicuras, ya que requieren poco equipamiento (recuerda que en los campamentos más remotos tanto tú como el personal, la laca de uñas y las toallas tienen que llegar en avioneta). Es poco probable que encuentres disponibles tratamientos como botox o depilación.

Selfies, Medios Sociales y la Tentación de los Likes en África

Un tema muy subjetivo pero, cuanto más visitas África, más te das cuenta de que no está bien. Dejo este apartado a tu juicio pero comparto contigo los principios de la campaña de concienciación Radi-Aid, creada por el Norwegian Students’ and Academics’ Assistance Fund (SAIH) que en 2017 desarrollaron la Guía de Medios Sociales para Voluntarios y Viajeros.

Promociona la Dignidad

Evita utilizar palabras que propagan estereotipos y generalizaciones de grupos, culturas o países. Tienes la responsabilidad de asegurarte de que lo que escribes y publicas no privan la dignidad de la gente con la que interactúas. Sé siempre consciente de que las personas no son atracciones turísticas.

Consigue Consentimiento Informado

El consentimiento informado es un elemento clave en la representación responsable de otras personas en los medios sociales. Respeta la privacidad de los otros y pide permiso si quieres tomar fotos y compartirlas en medios sociales o en otros lugares. Evita sacar fotos de personas en posiciones denigrantes o vulnerables, incluyendo hospitales y otras instalaciones médicas. Hay que tener cuidado en especial cuando saques fotografías de o con niños, pide el permiso de los padres, profesores o cuidadores a la vez que das importancia a lo que el pequeño quiere realmente.

Cuestiona tus Intenciones

¿Por qué viajas o haces voluntariado? ¿Lo haces por ti o porque realmente quieres ayudar? Tus intenciones pueden afectar a cómo presentas una experiencia y tus alrededores en los medios sociales, como por ejemplo representando el contexto donde te encuentras como más ‘exótico’ y desconocido de lo que realmente es.

Combate Estereotipos

Cuando viajas tienes dos opciones: 1. Contarle a tus amigos y familia una historia cliché y estereotipada, confirmando sus suposiciones. 2. Matizar la información, hablar de las complejidades, o explicarles algo diferente de la típica historia sobre pobreza y pena.

Niños en África y Propinas

En ocasiones te sentirás que lo quieres hacer, pero nunca des propina a los niños, incluso cuando te hayan ayudado con direcciones. Ya sé que suena un poco perverso, pero en el momento en que le das dinero a un niño, puede caer en la tentación (o incluso la presión familiar) por dejar de asistir a la escuela. Si quieres ser agradecido con un niño, cómprale algo de comer pero nunca le des dinero. Si así lo haces, no te ofendas si no se la comen en el momento, lo más probable es que la lleve a casa y la comparta con la familia.

En occidente no estamos acostumbrados a actos de amabilidad espontánea, pero en África son comunes, y si no sabes como actuar, pregúntale a tu guía en ese momento. Si no tienes un guía cerca y quieres ser especialmente generoso es más apropiado pagar una comida o las tasas escolares.

Una última nota en referencia a niños, tampoco les des dulces o caramelos, recuerda que el dentista más cercano puede encontrarse a horas de distancia y es posible que sus familias no se puedan permitir pagar uno.

Khaki Fever. Enamorarse en la Sabana

enkosi-africa-safari-tanzania-tarangire-chem-chem-act-alejandragomez-4x4

No serás la primera que se encapricha como una adolescente de su guía o ranger, incluso tiene un nombre en la industria, ‘khaki fever‘ (fiebre khaki) por el color de los uniformes que llevan los guías. Seamos realistas, suelen ser jóvenes, en forma, atrevidos, expertos de la sabana y están presentes para prestarte atención y que te lo pases bien.

Pasar seis horas al día de safari y también a veces cenar con ellos en la sabana te puede hacer sentir un poco, mmm, romántica. África es un lugar muy romántico y tan lejos de la rutina y stress de casa, pero…

•  La ética profesional siempre les recuerda que eres un cliente de pago y deben comportarse de forma apropiada en todo momento. Socializar con los invitados a altas horas de la noche está muy mal visto y les puede costar el empleo.

•  Ser encantador, considerado y educado es parte de su formación y trabajo. Sí, actúan con sinceridad – el sistema educativo en África todavía da importancia a la caballerosidad – pero tratan a todos los viajeros bien e intentan que todo el mundo se sienta especial.

•  Ten en cuenta que muchos guías están casados o tienen pareja. A veces tienen relaciones con otros miembros del personal: Es bastante normal que, por ejemplo, los managers de un alojamiento sean pareja. ¡No des por hecho que tu atractivo guía es soltero!

•  Por supuesto, si los dos soys solteros y hablamos de amor a primera vista y ambos estáis seguros, ¡felicidades! Pero ten en cuenta que la vida del guía no es solo romanticismo y diversión: se trabajan muchas horas, por lo normal trabajan entre seis y ocho semanas seguidas, olvídate de fines de semanas y festivos, y las comunicaciones pueden ser complicadas por la mala recepción de móvil e internet en las zonas más remotas. Tienen que tratar con situaciones estresantes como animales agresivos, clientes enfadados, caminos en mal estado, vehículos averiados y un millón de otros temas que pasan entre bastidores sin que se den cuenta los clientes. No quiero ser una aguafiestas pero tienes que ser realista sobre lo que supone una relación a distancia con un Brad Pitt de la sabana!

Espero que mis consejos de safari con mujeres como tú o yo en mente te haya sido de utilidad para aprender más sobre la experiencia y cómo planificar tu safari en África. Si quieres que te ayude a organizar tu viaje, no dudes en enviarme un email o contactarnos.

Tags: mujeres,

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *